fbpx

El 29 de marzo será recordado como el día en el que el país británico no se divorció de la Unión Europea, ya que hace más de dos años la población del Reino Unido decidió que no querían seguir perteneciendo a la cooperación europea, ya que se argumentaba en esos tiempos que el país podía mantener altos niveles de desarrollo económico, sin la necesidad de pertenecer a un conglomerado de naciones. Además, otro de los motivos que impulsó al Brexit se centra en que el Reino Unidos estaba cansado de brindar salvamentos a países que se encontraban en crisis económicas como Grecia.

Dos años después, la situación que se vive en torno al divorcio entre el UK y la UE mantiene altos niveles de incertidumbre, ya que hasta la fecha el parlamento británico no ha logrado aprobar ningún acuerdo que la primera ministra, Theresa May, ha logrado pactar con la Unión Europea. Además, la situación coyuntural que rodea al Brexit ha inestabilizado la política británica, al punto en que el parlamento no ha podido decidir planes alternativos e incluso que existen las posibilidades de que se haga un nuevo referéndum o incluso que se llegue a celebrar un brexit sin acuerdo.

Aunque hoy se recordará como el día en que el Reino Unido no se divorció de la Unión Europea, el parlamento británico votará por tercera vez el acuerdo que la primera ministra logró acordar nuevamente con la UE. Sin embargo, se espera que este nuevo acuerdo sea rechazado nuevamente, ya que la mayoría del parlamento no está de acuerdo con las negociaciones con respecto a la frontera que tiene el país con Irlanda del Norte.

Por: Raúl Ramírez