fbpx

Un contrato por diferencia (CFD por sus siglas en inglés) es un instrumento financiero perteneciente al mundo de los mercados derivados. Es decir, su valor se deriva de un activo subyacente, y permite tomar beneficios por las fluctuaciones del precio de dicho activo subyacente sin poseerlo. Estos instrumentos permiten estar en mercados alcistas y bajistas, además pueden ser utilizados para hacer coberturas. Los CFDs pueden ser de acciones, índices, commodities o cualquier otro tipo de activo. Además, son un mercado Over the Counter (OTC).

Algunas de las ventajas de hacer trading con este tipo de instrumentos son:

  • No se debe poseer el activo subyacente, lo que concentra la atención en la diferencia entre el precio de compra y venta, sin los costos y procedimientos extras de poseer un activo.
  • Tienen apalancamiento que puede favorecer la generación de ganancias, si es bien utilizado.
  • Existe una amplia gama de CFDs de diferentes tipos de activos.
  • Permiten posiciones cortas y largas.
  • Permiten estrategias de inversión, especulación y cobertura.
  • Los CFDs no tienen vencimiento y por lo general no hay que cambiar de contrato para mantener las posiciones a largo plazo (consultar con su bróker).

Algunas de sus desventajas son:

  • Son herramientas poco comprendidas, la mayoría de las personas no los conocen aun cuando operan con ellos, por lo que no tienen tan buena reputación.
  • Debido a su apalancamiento, en caso de no tener experiencia o no conocerlos bien, se pueden llegar a tener grandes pérdidas.
  • Hacen parte del mercado privado (OTC), por lo que se pueden llegar a presentar algunos inconvenientes si no se conoce las características de este mercado.

Es muy importante saber las características específicas de cada CFD con el que se pretenda hacer trading, estas características deben ser expresadas por el bróker, intermediario financiero o contraparte con el que se pretenda realizar la negociación.