fbpx

Son activos relativamente nuevos, los cuales han generado grandes debates en el mundo financiero, pues mientras algunos dicen que es un nuevo tipo de mercado, otros aún no le conceden este título a causa de algunas falencias que presentan.

Teniendo esto en cuenta, continuemos con la definición de criptomoneda, en sí estas hacen referencia a monedas virtuales, las cuales funcionan sin la necesidad de un intermediario financiero. Se crean mediante procesos tecnológicos por lo que no necesitan un banco que las emita, y tampoco están ligadas a un país o región específico, es decir son totalmente descentralizadas. Además, no se pueden tener de manera física, solo existen en forma digital, por lo que se requiere el uso de wallets (billeteras virtuales) para almacenarlas.

La idea principal de estas criptomonedas era que funcionaran como medios de pagos convencionales, ahorrando los pagos extra por comisiones a las entidades financieras, los tipos de cambio, entre otros costes. Sin embargo, se han utilizado para especulación en su mayoría.

Aunque estos activos han tenido un boom en los últimos años, su funcionamiento no es del todo conocido por todas las personas, ya que existe una barrera en cuanto a conocimiento tecnológico. Como su nombre lo indica, las criptomonedas utilizan técnicas criptográficas, se gestionan a través de una base de datos denominada blockchain y su creación se hace por medio de la minería. En resumen, la minería es el proceso mediante el cual se verifican y ofrecen nuevas unidades de una criptomoneda. Para esto se requiere la solución de un algoritmo complejo, el cual es cada vez más difícil conforme se crean nuevas unidades, la solución a este algoritmo supone un proceso continuo y depende de los resultados de algoritmos anteriores para poder realizar el siguiente cálculo. En teoría como no existe como tal una entidad encargada de la emisión de estos activos, cualquier persona con un computador lo suficientemente potente y los conocimientos necesarios podría ser un minero.

Algunas de las notables ventajas al utilizar estos activos son:

  • Menores costos de transacción al ser descentralizadas.
  • Las transacciones realizadas son anónimas, por lo que permiten privacidad a la persona quien las utilice.
  • La seguridad es primordial, al ser encriptadas se supone tienen mejores estándares de seguridad que las monedas convencionales.
  • Ofrecen rapidez en transacciones sin importar el lugar en el que se encuentran las partes compradores y vendedoras.

Sin embargo, estas ventajas son precisamente sus desventajas a la vez. Debido a su anonimato se han utilizado para realizar compras en el mercado negro, lavado de dinero, entre otras actividades delictivas. Así mismo, aunque se asegura que son seguras, se han presentado casos de robos por parte de hackers, y al no tener control por parte de una entidad financiera, pueden presentar momentos de manipulación, sobrecompra, etc. Además, uno de los problemas principales relacionados con las criptomonedas es su alta volatilidad, lo que las vuelve un activo muy riesgoso. Lo que se incrementa si se piensa que gran cantidad de personas que operan con estas no poseen grandes conocimientos financieros tal y como lo han expuesto algunas entidades como Goldman Sachs.

Las principales criptomonedas son:

  • Bitcoin: es la moneda más importante, no solo por haber sido pionera sino porque es la que posee mayor capitalización bursátil.
  • Ether: conocida como ethererum debido a que su blockchain recibe este nombre, es la segunda criptomoneda más grande por capitalización bursátil.
  • Ripple: se conoce como la criptomoneda de los bancos, y es la tercera moneda más importante por capitalización bursátil.
  • Litecoin: está basada en Bitcoin y asegura unas mejoras en cuanto a rapidez y logaritmo. Es la sexta moneda más grande por capitalización bursátil.