fbpx

Los futuros son contratos pertenecientes al mercado de derivados, es decir, su valor se deriva de un activo subyacente. Los contratos de futuros representan una obligación mediante las cual una parte se obliga a comprar y la otra a vender el activo subyacente, en una fecha y a un precio determinado anteriormente.

Los futuros pertenecen al mercado público, es decir están regulados y estandarizados. Por estas razones, aquellos que se encuentren operando con estos productos deben aportar una garantía a una institución conocida como clearing house (cámara de compensación) según sea el tamaño de su posición, para así demostrar que puede cumplir con su compromiso de compra/venta llegada la fecha de vencimiento del contrato. Cabe aclarar que no es necesario llegar a la fecha de vencimiento del contrato, pues esto dependerá de la estrategia de cada trader, en caso de querer cerrar un contrato de futuro antes de su vencimiento, lo único que se debe hacer es tomar la posición contraria a la inicial.

Este mercado se pensó originalmente como una herramienta de cobertura e inversión. Su historia radica en algunas operaciones que el sector agrícola hacía con otros sectores, para poder establecer el precio de un cultivo antes de cosecharlo y así poder tener cierto alivio al tener un precio establecido. Sin embargo, en la actualidad las estrategias utilizadas en este mercado se han ampliado. Ahora, pueden usarse estos instrumentos para especular, invertir, arbitrar o cubrir operaciones.

Otra característica importante de los contratos de futuros es que, las pérdidas y ganancias que se produzcan se liquidan diariamente, y en caso de no tener el monto suficiente (la garantía) para el mantenimiento de la posición. La cámara de compensación entraría a solicitar un aumento de balance o un cierre de la operación.

Así mismo, en caso de querer prolongar una posición de un contrato futuro se entraría a ver el concepto rollover, el cual en términos prácticos es la acción de reinvertir en un activo. Por lo tanto, se hace una especie de traspaso o cambio de un contrato futuro que ha llegado a su fecha de vencimiento a uno nuevo con características similares.